66. SILENCE. SILENCIO: RESCATANDO AL SOLDADO FERREIRA DE LA COMPAÑÍA DE JESUS

En la película RESCATANDO AL SOLDADO RYAN (STEVEN SPIELBERG) hay una búsqueda dolorosa por las diversas líneas de enemigos para llevar de regreso a su casa a un soldado. Cuando finalmente llegan, RYAN no tiene interés y ganas de regresar. ¿Valía la pena tanto esfuerzo? En esta película, los dos JESUITAS que salen a buscar al PADRE FERREIRA, al SOLDADO DE LA COMPAÑÍA, para rescatarlo de su estado de persecución, tortura y eventual apostasía, los arriesgan todo, y terminan sabiendo que FERREIRA no quiere regresar ni a su fe ni a MANAOS. ¿Valía la pena salir a buscarlo o era preferible reservar esas fuerzas misioneras para mejor causa?

En la película RESCATANDO AL SOLDADO RYAN (STEVEN SPIELBERG) hay una búsqueda dolorosa por las diversas líneas del enemigo para llevar de regreso a su casa a un soldado. Cuando finalmente llegan, RYAN no tiene interés y ganas de regresar. ¿Valía la pena tanto esfuerzo? En esta película, los dos JESUITAS que salen a buscar al PADRE FERREIRA, al SOLDADO DE LA COMPAÑÍA, para rescatarlo de su estado de persecución, tortura y eventual apostasía, los arriesgan todo, y terminan sabiendo que FERREIRA no quiere regresar ni a su fe ni a MACAO, ni a EUROPA. ¿Valía la pena salir a buscarlo o era preferible reservar esas fuerzas misioneras para mejores causas?

NOVELA ORIGINAL
SHUSAKU ENDO (1923 – 1996)
SILENCIO. LA AVENTURA DE LOS JESUITAS EN EL JAPON DEL SIGLO XVII
TRADUCCION: Jaime Fernández y José Miguel Vara

En 1988, MARTIN SCORSESE leyó con admiración y sufrimiento la novela SILENCIO. Ya se había filmado la primera versión con el guión trabajado con el mismo autor. En seguida supo que algún día tendría que hacer con ella una adaptación cinematográfica, que sin embargo se dilataría durante TRES DÉCADAS, por diversos problemas financieros y artísticos. De alguna manera esta película que recrea la NOVELA de ENDO, replica el trabajo del mismo SCORSESE que tuvo el mismo atrevimiento cuando convirtió en película (1988) la novela de NIKOS KAZANTZAKIS (1883 – 1957), LA ULTIMA TENTACION DE CRISTO (1956).

PELICULA TÍTULO ORIGINAL: SILENCE
Año: 2016
Países: Estados Unidos, Italia, Japón y México
Duración: 159 minutos
DIRECTOR: MARTIN SCORSESE
Reparto: Liam Neeson, Andrew Garfield, Adam Driver, Ciarán Hinds, Tadanobu Asano, Shin’ya Tsukamoto, Ryô Kase, Sabu, Nana Komatsu, Yôsuke Kubozuka, Yoshi Oida,
Guión: Jay Cocks, basado en la novela de Shusaku Endo.
Producción: Vittorio Cecchi Gori, Barbara De Fina, Randall Emmett, Martin Scorsese, Emma Tillinger Koskoff y Irwin Winkler
Música: Kathryn Kluge y Kim Allen Kluge
Fotografía: Rodrigo Prieto
Montaje: Ruy Diaz y Thelma Schoonmaker
Diseño de producción: Dante Ferretti
Vestuario: Dante Ferretti

PRIMEVERA VERSION
MASAHIRO SHINODA = CHINMOKU. SILENCIO. 1971
https://www.youtube.com/watch?v=_r42ubsgdwc

LAS DOS PELICULAS:
Con un guion a cuatro manos entre el ESCRITOR DE LA NOVELA Y EL CINEASTA MASAHIRO SHINODA, nos son pocas las diferencias que encontramos entre éste último y la adaptación realizada por SCORSESE. Mientras el estadounidense se posiciona desde primer momento desde el lado de la fe, en la película de SHINODA encontramos un punto de vista mucho más amplio. La FE es una referencia constante. De hecho, finalmente acaba por erigirse como un dilema moral donde todo el peso de la historia recae en el PADRE RODRIGUES, su fe (y su fidelidad) y el dolor y la presión que siente en su interior. SCORSESE busca una y otra vez asemejar a su personaje a Cristo, hacerle revivir la pasión que SINTIÓ EL MESIAS, subrayar las similitudes entre la situación de desespero que vivió uno y otro (ULTIMA TENTACION DE CRISTO). En la película de 1971, el director ofrece una visión más amplia del conflicto. Es decir, mientras que SCORSESE se recrea en su fotografía en la tensión dramática de la violencia y el monólogo interior de su protagonista, SHINODA decide mantener una distancia que nos permite ver lo que ocurre a su alrededor, entender a las personas de aquel país desconocido. Y el mayor ejemplo es el uso del personaje de KICHIJIRO. Mientras el estadounidense lo utiliza una y otra vez para recrearse en su patetismo y compararlo con la traición de Judas, muy distinto es el peso que acarrea en el filme original. Pues su estudio es mucho más complejo, observamos en ambas películas su confesión como persona débil en un mundo complejo, aunque SHINODA parece haber entendido mejor al personaje, que es el que mejor expresa la debilidad, la fragilidad de la naturaleza humana. Un japonés arma la historia desde su propia cosmovisión, tratando de operar una síntesis entre la propia historia y lña llegada de los misioneros. Un OCCIDENTAL trabaja con analogía y similitudes, porque quiere encontrar las razones para la traición, la debilidad, la apostasía.

EL AUTOR

SHŪSAKU ENDŌ (1923 – 1996)

• Nace en TOKIO, pero sus padres se marchan poco después a vivir a la zona de MANCHURIA. Cuando se divorcian en 1933, ENDŌ Y SU MADRE vuelven a Japón para vivir en la ciudad natal de la madre: KOBE . Su madre se convirtió al catolicismo, cuando él era pequeño, por lo que fue criado como católico. ENDŌ fue bautizado en 1935 a la edad de 12 años, y le fue dado el nombre cristiano de PAUL. Estudió LITERATURA FRANCESA en la UNIVERSIDAD DE LYON, desde 1950 a 1953. Y de allí en mas comienzan sus publicaciones.

• Sus novelas reflejan muchas de las experiencias de su niñez. Estas incluyen el estigma de ser un forastero, la experiencia de ser extranjero, la vida de un paciente en el hospital, y la lucha contra la tuberculosis. Su fe católica puede verse de alguna forma reflejada, y es a menudo una característica principal. La mayoría de los personajes luchan contra complejos dilemas morales, y sus elecciones a menudo provocan resultados trágicos. Conoce la literatura EUROPEA de los años 50 y 60, y recibe su influencia, especialmente por la marca que deja el existencialismo. Su obra ha sido asociada y comparada con la de GRAHAM GREENE que lo catalogó personalmente como uno de los mejores escritores del siglo XX.

• No es rato que haya abordado la temática de SILENCIO, porque CHARLES MOELLER, en su muy conocida obra LITERATURA DEL SIGLO XX Y CRISTIANISMO, presenta el primer tomo con el título: “El silencio de Dios” y uno de los autores ahí analizados es precisamente Graham Greene . Cabría también mencionar a UNAMUNO y el conflicto del cura que pone en cuestión su fe en Dios y en la otra vida, en SAN BUENO MÁRTIR.

• SILENCIO (1966) es el trabajo más famoso, generalmente reconocido como su obra maestra. Y se encarga de reconstruir con mirada japonesa y europea-católica un momento crítico de la historia del cristianismo en el JAPON. Y lo hace con una mirada muy humana, que se pone en la piel de quienes tuvieron que sufrir mucho y que pudieron cometer acciones indignas. La novela tiene una"ambigüedad moral profunda, pero responde a los principios de ENDO, ya que en su libro Una vida de Jesús, afirma que la cultura japonesa se identifica con "uno que sufre con nosotros" y que "permite nuestra debilidad ".

• Algunos afirman que pudo haber influido una experiencia personal: El P. JOHNSTON nos cuenta que el JESUITA QUE BAUTIZÓ A ENDO, el rector de la universidad de “Sophia”, el P. HERZOG, alemán, dejó más tarde el sacerdocio y se casó con su secretaria. Esto pasaba en los años 50 y fue un terrible golpe para ENDO. No lo pudo comprender, pero con el tiempo llegó a creer que HERZOG tenía aún fe. Según ENDO el orgulloso, casi arrogante sacerdote que lo había bautizado, había sufrido una kenosis y ahora era un hombre mejor, más humilde. SILENCIO pudo ser un homenaje.

• En SILENCIO (1966) dibuja, entrelazados en una trepidante acción, el encuentro intercultural y religioso de dos mundos distantes, la crisis personal entre el entorno adverso y la inescrutabilidad y el silencio de Dios. SAMURAI(1988), considerada en Japón la mejor novela de ENDO desde Silencio, constituye una profunda exploración de la fe, así como de la fragilidad, la ambición y la lealtad humanas. En su novela RÍO PROFUNDO (1995) combina un magnífico panorama de la India y de sus gentes con el análisis de unos personajes que, en medio de sus luchas interiores, emprenden el único viaje sin retorno: el encuentro consigo mismo, tema que ya ha aparecido de alguna manera en otra de sus novelas, ESCÁNDALO (1989), en la que en personaje principal cuestiona su propio carácter en la inquietante figura de un “impostor” que se aparece con frecuencia cuestionando su vivir.

• SILENCIO nos enseña que la misericordia de Dios también comparte el sufrimiento de quienes reniegan de él; pues, como leemos en otro pasaje de la novela: “¿Quién puede asegurar que los débiles hayan sufrido menos que los fuertes?”. Pero sin duda el aspecto más controvertido es la solución final que adoptan los padres FERREIRA Y RODRIGUES, que apostatan públicamente y prosiguen su labor evangelizadora en la clandestinidad. No se trata, ni mucho menos, de una vivencia privada y cómoda de la fe, sino de una dolorosa renuncia a seguir predicando y difundiendo en el JAPON, el Evangelio, a cambio de evitar el exterminio de sus hermanos.

RELATO Y EL JUEGO DE LAS IDEAS

01. SILENCIO: ¿dónde está Dios que no habla, que no dice nada, que deja que sucedan las cosas, que permite los hechos más atroces sin intervenir? Es el SILENCIO DE DIOS que no provoca el mal pero que lo permite. Hay una representación de DIOS que ha optado por NO ELIMINAR EL SUFRIMIENTO, sino que prefiere sufrir con la humanidad. Una y otra vez lo repite el autor de la novela y el misionero: los japoneses se hacen cristianos porque los atrae la idea de la SALVACION. Ya saben que en este mundo tienen que sufrir, pero hay esperanza, hay futuro, finalmente el sufrimiento se convertirá en SALVACION y GOCE.

“Si yo apostaté..., ¿se lo digo? Oigalo bien claro. Apostaté porque después del tormento me trajeron aquí y escuché los gemidos de esa pobre gente y Dios no hizo nada por ellos. Le recé a Dios como un desesperado, pero Dios no hizo nada por ellos. (…) Sí, usted rece, rece. Esos cristianos saborean ahora una agonía insoportable que personas como usted ni siquiera sospechan. Desde ayer. Todo este rato. Ahora, en este mismo momento. ¿Por qué van a tener ellos que sufrir así? Y sin embargo usted no hace nada por ellos, ¿no es así? Y Dios tampoco”

“No nos dejes hacer en la tentación”. En aquellas voces rezando ¿no habría una nota de “pathos”, un tono lastimero? Pestañeando sus ojos hundido, el cura movió sus labios al unísono con aquella oración: “Pero Tú, nunca rompes el silencio- dijo. Tú no deberías estar siempre silencioso”

“Oré con toda mi fuerza, pero Dios no hizo nada… ¿Por qué –estos cristianos – han de sufrir de esta manera? Y mientras esto sucede, tú no haces nada por ellos y DIOS TAMPOCO HACE NADA” (ENDO: SILENCIO)

¿Es el mismo SILENCIO que SCORSESE coloca en los momentos claves de la vida de CRISTO, especialmente cuando aparece el dolor y todo lo que comporta en convertirse en el MESIAS, en el SALVADOR, y sabe que debe morir en la cruz? ¿Dónde está DIOS PADRE para acallar el sufrimiento del hijo, verdadero hombre que pronuncia palabras de amargo sentimiento ante la soledad y el abandono? ¿No se convierte en algo lógico y necesario tener una TENTACION?

02. SCORSESE presenta en la apertura de la película, lo que el autor nos ofrece en el PRÓLOGO: se informa del increíble escándalo causado en Roma, en Europa y en la Compañía de Jesús ante la noticia de la apostasía del P. CRISTÓBAL FERREIRA, provincial de los jesuitas en Japón e brillante misionero, con muchísima experiencia en su trabajo. Las informaciones no son del todo claras. Tres jóvenes religiosos, JUAN DE SANTA MARTA, FRANCISCO GARRPE Y SEBASTIÁN RODRIGUES, animados por el P. RUBINO, consiguen obtener el difícil permiso y viajan a través de AFRICA E INDIA hacia MACAO, base de las operaciones asiáticas de los misioneros jesuitas, donde se halla en P. ALEJANDRO VALIGNANO, visitador, y desde donde portugueses y otros europeos comercian con Japón. En la película los nombre de quienes llegan a MACAO y llegarán a JAPON son otros : el padre SEBASTIAN RAMIRES y el padre FRANCISCO GARRPE.

03. DOCUMENTOS: el jesuita padre FERREIRA ha desaparecido o no se tienen noticias ciertas de él. Lo único que se conserva como documento es una demorada carta del PADRE CRISTOBAL FERREIRA que llega a la sede que los JESUITAS tienen en MACAO y a los SUPERIORES JESUITAS donde presenta el relato de todas las persecuciones, martirios, y torturas para los cristianos y, sobre todo, para los sacerdotes de la COMPAÑÍA. Aunque no se presenta el final de su historia, se relatan castigos muy crueles para los cristianos que no quieren renunciar a su FE: (1) quemarlos con AGUA HIRVIENDO de las fuentes termales; (2) tomar el modelo occidental de la CRUZ, pero crucificando a la orilla del mar, de tal modo que el agua los ahogue y los someta a profundo suplicio, para terminar muriendo después de tres o cuatro días; (3) la FOSA: colgar de los pies al condenado y poner su cabeza en un pozo bajo tierra ; (4)envolverlos en esteras para arrojarlos al mar; (5) exponerlos al ESCARNIO PUBLICO, con el insulto de todos.

04. APOSTATA – APOSTASÍA: significa “fuera del lugar”: es renunciar públicamente a la religión o la fe que se profesa, especialmente cuando lo hace un ministro de la iglesia. El CATECISMO distingue: LA INCREDULIDAD es el menosprecio de la verdad revelada o el rechazo voluntario de prestarle asentimiento. Se llama HEREJÍA a la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; APOSTASÍA es el rechazo total de la fe cristiana; CISMA, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos. No es un fenómeno tan común, ni tan exigido especialmente en los tiempos modernos, ya que podía haber resistencia a la aceptación de la evangelización y la misión, o persecución a los creyentes, pero sin imponerles exigencias de rechazar públicamente su fe. El superior, el PADRE VALIGANO, le comunica a dos jóvenes religiosos que las últimas noticias revelan que el PADRE FERREIRA es un APOSTATA, porque ha renunciado públicamente a su fe para poder salvar su vida. ¿Qué podía significar esa apostasía para LA COMPAÑÍA DE JESUS y para LA IGLESIA? Frente a las amenazas y las persecuciones, es natural que los fieles amenazados abandonaran su religión, pero era una CONTRADICCION que un MISIONERO JESUITA se volviera apóstata.

La BIOGRAFÍA del PADRE CRISTÓBAL FERREIRA O SAWANO CHUAN ha sido abundantemente estudiada por los historiadores jesuitas y también por especialistas del Japón. El DICCIONARIO HISTÓRICO DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS se señala: nacido en Torres Vedras (Lisboa) en 1580, entra a la Compañía de Jesús en 1596, siendo novicio en Campolide (Lisboa). Estudia en Coimbra, se embarca luego para Goa en 1600 y es destinado a Japón. Termina sus estudios en Macao y en 1609 se embarca hacia Nagasaki. Aprende japonés y a partir del decreto de expulsión de 1614, ejerce el apostolado clandestinamente. Se desempeña como secretario y ecónomo, reúne los datos acerca de los mártires y los manda en carta a Roma (22 de marzo de 1632). Tras la captura del P. Sebastián Vieira, ejerce como provincial, pero en octubre de 1633 es capturado y sometido a la tortura de LA FOSA en NAGASAKI, donde después de cinco penosas horas apostata. FERREIRA adopta el nombre japonés de SAWANO CHUAN, y así aparece en las fuentes japonesas. Se le da una viuda de un criminal extranjero ajusticiado por esposa y trabaja como traductor e intérprete. Durante unos años y bajo rigurosa vigilancia, vivió en gran pobreza. Después, se le asignó un templo budista, las autoridades empezaron a contratarlo como traductor de español, portugués, latín, y para juicios e interrogatorios de misioneros capturados. Más tarde tradujo obras de matemáticas y astronomía. En 1636 apareció el folleto KENGIROKOU, que se le atribuye. Consta que varios jesuitas mártires intentaron su conversión. Su apostasía había causado gran impresión en Europa. Se tienen dos versiones de su muerte. Por un lado, la holandesa-japonesa según la cual muere de ENFERMEDAD NATURAL en 1650 y por otro, la de fuentes cristianas que afirman su muerte como mártir en abril de 1652. Probablemente siempre quedará un velo misterioso sobre el CASO FERREIRA.

05. LOS DOS JOVENES SACERDOTES defienden la fama y el honor del PADRE FERREIRA que ha sido su maestro y formador, referente necesario. Creen que son calumnias que ellos pueden desarmar viajando a JAPON para encontrarlo y reivindicarlo. El PADRE GARUPE y el PADRE RAMIRES – que provienen de la casa provincial de PORTUGAL – desde la colonia portuguesa de MACAO, en CHINA, parten a JAPON guiados por un nativo KICHIJIRO, que recorrerá con ellos toda la historia pasando permanentemente de la fidelidad a la traición, de la negación de la fe cristiana al arrepentimiento y la confesión (¿qué sentido tiene la CONFESION si remedia transitoriamente un pecado que se volverá a cometer?). La figura del TRAIDOR (JUDAS) aparecerá con las monedas que le entregan y el arrepentimiento posterior. KICHIJIRO pertenece a ese tipo de apóstatas que colaboran servil e interesadamente con los perseguidores. Sin embargo siente una necesidad constante de volver a la fe y de confesar su debilidad que no sabemos si es verdadera humildad. “Te daré la absolución, pero no puedo confiar en ti. No puedo comprender por qué has venido aquí” termina absolviéndolo mecánicamente. Estará con el Padre RAMIRES hasta el final y no podemos dejar de subrayar esta reconciliación final de los dos apóstatas. Ese gesto tan profundamente cristiano se cumple cuando ambos han renegado exteriormente su fe, en una inextricable mezcla de debilidad y compasión.

“Me vino a la mente la terrible y dramática escena de la última cena cuando Cristo se volvió hacia Judas con estas palabras: “Lo que has de hacer, hazlo pronto”…Qué emoción había llenado el pecho de Cristo cuando mandó salir al hombre que le iba a traicionar por 30 monedas de plata ¿Era rabia? ¿Era resentimiento? ¿O estas palabras nacieron del amor? Si fue la rabia entonces en ese momento Cristo excluyó de la salvación a este hombre solo entre todos los hombres del mundo, y así Nuestro Señor permitió que un hombre cayese en la condenación eterna. (…) Pero esto no puede haber sido así. Cristo quería salvar incluso a Judas. De lo contrario nunca lo habría hecho su discípulo. Y sin embargo, ¿por qué Cristo no lo paró cuando empezaba a resbalar fuera del camino recto?” (ENDO: SILENCIO)

06. EL RELATO del PADRE RAMIRES comienza con la mención de la fecha, 25 de mayo de 1640 y los preparativos para partir hacia las playas del JAPON para entrar de manera clandestina. Es el siglo XVII, el siglo del RACIONALISMO, el siglo de BRUNO, de DESCARTES, de BACON, de COMENIO, de GALILEO, de la RATIO STUDIORUM y los colegios jesuitas, de CAMPANELLA, de CERVANTES y SHAKESPEARE. Y es también el siglo de las guerras de religión y de la conquista de territorio para “ir y anunciar la palabra de DIOS”. Hay un discurso muy fuerte y hegemónico, muy moderno, muy poderoso, muy europeo y único, que se sabe dueño de todos los discursos. El anuncio de la VERDAD en poder de cada religión es una imposición que no admite discusiones. Y la COMPAÑÍA DE JESUS es la expresión más fuerte y militante del catolicismo de la contra-reforma del siglo XVI.

07. RECEPCION Y ARRIBO: Los SACERDOTES son recibido en una pequeña aldea perdida junto al mar, que tiene muchos cristianos sin pastores y con un gran temor la presente del GRAN INQUISIDOR INOVE SAMA que controla todo el país combatiendo a los cristianos y especialmente a los sacerdotes, con diversos formatos de tortura para los creyentes y recompensas para los delatores. Es curioso, en los tiempos en que la INQUISICION DE LA IGLESIA EUROPEA (el tribunal deL SANTO OFICIO) se permitía torturas y condenar a los que no pensaban como católicos (heterodoxos) con muchas de torturas y presione, los JAPONENES le pagan a los cristianos con la misma moneda, persiguiéndolos y destruyéndolos: El que a hierro mata, a hierro muere. Ocultan a los sacerdotes en una construcción abandonada, y durante la noche tratan de administrar los sacramentos a todos los cristianos. La idea es que retoman el formato de las catacumbas y la fe de los primeros cristianos dando un gran valor a los pequeños símbolos.

08. TAREA PASTORAL: representantes de una ALDEA cercana les piden que también los atiendan a ellos, pero cuando están brindando ese servicio llegan los emisarios del INQUISIDOR para denunciar y castigar la presencia de CRISTIANOS. Tienen que irse para salvar al pueblo. No son los PASTORES los que dan la vida por sus ovejas, sino las ovejas las que dan su vida por los PASTORES. Aparece el DISCURSO DEL MÉTODO con que tratarán de VENCER a los sacerdotes: no los torturarán a ellos (como sí lo han hecho con FERREIRA) sino que torturan a los feligreses y les advierten que serán los sacerdotes que se resisten a la APOSTASIA los que causan la muerte de los hermanos. Entran en una contradicción que no pueden resolver: LA FE EN DIOS o el AMOR POR LOS HERMANOS que DIOS propone. ¿Dónde está el amor por los otros, si creer provoca la muerte de los otros? Hay que dar la vida o la fe por los hermanos: ¿cuál es el mayor mandamiento: creer o amar?

09. DEBATES Y CONTRADICCIONES: el territorio pone en cuestión los mapas, las persecuciones religiosas ponen en cuestión los principios teológicos. Los dos sacerdotes discuten sobre el proceder de los cristianos: ¿deben negar en público la fe, pisando una imagen religiosa y seguir creyendo en secreto y en privado? ¿El interior es más fuerte que el exterior? Especialmente RAMIRES sostiene que es necesario salvar al pueblo con un gesto de renuncia a la fe. No es necesario ser mártir porque igualmente se pone en riesgo a todos. Curiosamente esos habitantes de lejanas aldeas japonesas no se rebelan, no enfrentan al poder, sino que aceptan renunciar a su fe, aunque sigan creyendo. Pero entre los dos sacerdotes que deben sobrevivir aislados y encerrados abundan los debates: ¿qué estamos haciendo por Cristo? ¿Qué nos obliga a hacer Dios? ¿Por qué no interviene, por qué esta en silencio? ¿Dónde en lugar de proponer un modelo propio de los héroes, los santos, los mártires, no hay una propuesta para los DEBILES, los pecadores, los que no se atreven a tanto?

“Los hombres nacen ya en dos categorías. Los fuertes y los débiles. Los santos y los mediocres. Los héroes y los cobardes. En tiempos de persecución, los fuertes se dejarán quemar a fuego lento, se dejarán tirar al mar por amor a su fe. Pero los débiles se ven obligados a vagar por los montes, como este KACHIJIRO. Y tú ¿a qué categoría perteneces? Si no pesaran sobre mi conciencia mi amor propio y mi deber de sacerdote, quizá yo también habría pisado el fumie como KACHIJIRO” (ENDO: SILENCIO)

10. EL ROSTRO DE CRISTO: hay un rostro de CRISTO, que se manera recurrente aparece como el lugar para refugiarse y para reconciliarse con la propia fe, una fuente de SALVACION:

Señor, desde hace muchísimo tiempo, innumerables veces he pensado en tu rostro. Especialmente viniendo a este país lo he hecho decenas de veces. Cuando me iba escondiendo por los montes de Tomogi; cuando cruzaba el mar en el pequeño navío; cuando vagaba por las montanas; cuando yacía en la prisión de noche…En todas partes oraba a tu rostro aparecido ante mi; cuando estaba solo pensaba en tu rostro impartiendo una bendición; cuando fui capturado, tu rostro como aparecía cuando tú llevabas tu cruz, me dio vida. Este rostro está profundamente grabado en mi alma…la cosa más bonita, la más preciosa del mundo ha estado viva en mi corazón. (ENDO: SILENCIO)

11. SEPARACION: para poder atender a diversas aldeas y al mismo tiempo poder encontrarse con el PADRE FERREIRA, se separan y cada uno parte para rumbos distinto. El PADRE RAMIRES es traicionado por KICHIJIRO y apresado por el INQUISIDOR. Es llevado a la ciudad de NAGASAKI y encerrado junto con otros cristianos japoneses y sometidos al escarnio público. No lo castigan, sólo lo amenazan con el castigo y la muerte de los demás. En una recreación simbólica de la entrada de CRISTO a JERUSALEM, el P. SEBASTIÁN es conducido al último calabozo a través de las calles de NAGASAKI a lomos de un famélico asno, no lo aclaman, sino que llueven piedras, injurias e insultos.

12. PRIMER DIALOGO: comienza el juego dialéctico que enfrenta al JESUITA DEL SIGLO XVII y al INQUISIDOR de Japón: Para lograr tu gloria, y mantener tu orgullo de sacerdotes necesitas el sufrimiento y la muerte de los creyentes. La gloria de tu fe se alimenta con el dolor de tus hermanos. Una contradicción difícil de resolver. El interlocutor del PADRE RAMIRES será el TRADUCTOR, el INTÉRPRETE. Como si se tratara de un periplo heroico, los DIALOGO sucesivos irán proponiendo oponentes más poderosos. Aparece un CULTO INTÉRPRETE que maneja el portugués porque ha sido cristiano y ha sido seminaristas, aunque nunca se sintió parte de ambas situaciones. Por eso sabe hablar como alguien que conoce el sistema. Es un anticipo de FERREYRA. Pone en claro cuál ha sido el error de la IGLESIA y de los JESUITAS, mencionando el PADRE CABRAL: vinieron a enseñar, no a aprender. Enseñaron el PORTUGUES pero nunca aprendieron el JAPONES. Y enseñaron todas las doctrinas europeas y cristianas, sin comprender cuál era y cómo era la cultura japonesa. Por eso aunque misionaron y evangelizaron, nunca entendieron al pueblo japonés, y aunque convertidos, el pueblo japonés nunca los entendió. Pero EL INTÉRPRETE se muestra lleno de odio y resentimiento. Para el sacerdote se trata de una batalla contra sus propios remordimientos. El intérprete continúa acusando a los misioneros de una fanática audacia ciega, que perturba a los japoneses, pues ellos ya tienen su propia religión. El diálogo se convierte después en una controversia sobre el budismo. Lo hace como quien está acostumbrado a discutir intelectualmente con los sacerdotes. Además de combatirlos, es necesario desacreditarlos. El intérprete ironiza entonces diciendo que el DIOS cristiano es el creador del mal, porque hace sufrir a sus seguidores que deben inmolarse por su fe. Pero la intención última del intérprete no es teórica, sino práctica, se trata de presionar al jesuita para que apostate, liberando así a cinco campesinos cristianos del TORMENTO DE LA FOSA. Quiere evitarle los tormentos que le aguardan, abreviarle el camino, anticiparle la apostasía que ya cometido los otros sacerdotes.

“Se lo pregunté a otro que era tan padre como usted: “¿Qué diferencia hay entre la misericordia de Buda y la misericordia de Deus? La criatura no puede nada contra su propia debilidad y se abandona a la misericordia de Buda. En este abandono está su salvación. Eso es lo que en este país se predica”. Y entonces el padre me contestó con toda claridad: “Pues sí, la salvación para los cristianos es algo muy distinto. La salvación no se gana con sólo abandonarse a Dios; el creyente además tiene que ser fuerte de espíritu”. Ahora que lo pienso, veo que esta ciénaga del Japón, sin sentirlo, ha terminado deformando el cristianismo…” (ENDO: SILENCIO)

EL INTERPRETE PLANTEA LA ANALOGIA CON LOS ARBOLES = no todos crecen en todos los lugares. Algunos viven bien en un lugar, pero mueren en otros. De eso se trata cuando se habla del cristianismo en JAPÓN. Una idea que reforzará FERREIRA cuando se encuentren = esto es una ciénaga y no se pueden sembrar los árboles de Europa y de la Iglesia, porque no prenden, porque no crecen.

13. LOGICA MODERNA Y EUROPEA: Los JESUITAS obraron en JAPON con la LOGICA DE LA MAQUINA DE EDUCAR y de EVANGELIZAR que tenían la misma matriz: el misionero, el sacerdote, el religioso, el maestro no estaba para escuchar, sino para enseñar, para anunciar, para proclamar. Y el enseñar de ese momento es lo contrario de aprender. El que enseña no aprende, porque no tiene nada para aprender. Y eso lo que los japoneses le reclaman y lo que FERREIRA le dirá a RAMIRES: es mucho lo que ellos no saben, pero es mucho más lo que nosotros no sabemos y es lo que hago: tratar de aprender lo que ellos tienen, aprender, antes que enseñar. Es lo que harían los JAPONESES si estuvieran en EUROPA. Evangelizan y conquistan sin respetar la cultura. No sucede como en AMERICA, porque aquí los JAPONENES tienen pensamiento, vos, tradición y están dispuesto a defenderse. Por eso, los JAPONESES pretenden de todos los cristianos y de los sacerdotes el KOROBU, la APOSTASIA, el caer, el salirse del lugar, el arrepentirse de los que se ha creído erróneamente. Lo que pretenden de SEBASTIAN es su apostasía. Los cristianos sin pastores no pueden subsistir y se extinguirían naturalmente.

14. SEGUNDO DIALOGO, SEGUNDO PASO: ante el INQUISIDOR INOUE, SEÑOR DE CHIKUGO, y un tribunal de notables. Un VERDADERO DEBATE MEDIEVAL, con sus argumentos contrapuestos y el lenguaje de la razón que acompaña las convicciones religiosas: se presenta una verdad y se la ataca, como si fuera una QUESTIO de debate público, algo a lo que estaban acostumbrados los JESUITAS en sus clases, reglamentados por su RATIO. . Y aparece el debate – muy del siglo XVII – sobre la VERDAD. Para los JAPONESES cada uno tiene su verdad y no tiene sentido tratar de convertirlos. Para RAMIRES la verdad es una, y su orden ha llegado para anunciarla. Hay muchos árboles, hay muchas verdades. EL INQUISIDOR presenta una segunda ANALOGIA: el príncipe que tiene cuatro concubinas. Se cansa de que se peleen entre sí por celos y las echa a todas para vivir bien solo. Las concubinas son ESPAÑA, PORTUGAL, INGLATERRA y HOLANDA. Japón quiero echarlos porque se siente mucho mejor sólo. El cristianismo ha llegado junto con el poder y el comercio: es necesario expulsarlo a todos. Es difícil sostener la VERDAD, pero es lo que sostiene la IGLESIA, lo ha sostenido desde siempre y lo defiende mucho más en una EUROPA dividida:

“Para nuestro modo de pensar, la verdad es algo universal … Aquí el samurai hace un momento se compadecía amablemente de mis penalidades y me dirigía sentidas palabras de consuelo por las muchas millas de mar cruzadas y meses perdidos hasta llegar a vuestro país. Pero si pensásemos que la verdad no es algo universal, ¿cómo iban a poder tantos misioneros soportar semejantes sinsabores? Si a la verdad la llamamos verdad, es porque trasciende todo país y toda época. Si una doctrina fuera verdad en Portugal y no lo fuera también en el Japón, no la podríamos llamar verdad.” (ENDO: SILENCIO)

15. AMENAZA Y MUERTE: Los cristianos que comparten las celdas con SEBATIAN no quieren pisar la imagen y negar la fe, pero la respuesta inmediata es decapitar a uno y amenazar al resto, culpando al sacerdote. Se multiplican las preguntas y las dudas en FRANCISCO, porque comprende que la vida y la muerte de sus hermanos depende de su decisión. EL INQUISIDOR le ha anunciado que lo tratará bien y que no lo hará padecer, pero que confía en su determinación (APOSTASIA) para salvar su vida y frenar el castigo de sus compañeros, y su muerte. Los JAPONESES introducen un sistema de extorsión que no usa el SANTO OFICIO o LA INQUISICION en EUROPA: movilizar la conciencia para hacer responsable de los males ajenos al culpable que no quiere reconocer su error y arrepentirse.

16. REENCUENTRO: lo llevan a la orilla del mar y se produce el reencuentro con su compañero el PADRE GARRPE, a quien traen rodeado de prisioneros cristianos y a quien han hecho creer que el PADRE RAMIRES es ya un apóstata. GARRPE ve morir a sus cristianos y termina inmolándose por salvarlos en el mar. Desde lejos, SEBASTIAN RODRÍGUES asiste a su heroico final. “A pesar de que su apostasía hubiera podido liberar a tres cristianos, GARUPE resiste en la playa, mientras los fieles están ya en una pequeña embarcación, maniatados y a punto de ser arrojados al mar. El sacerdote, de improvisto, deja la playa y se lanza nadando hacia la embarcación, donde es rechazado violentamente por los guardias. Su cabeza reaparece alguna vez entre las olas, mientras se oye aún su último grito: ¡Señor escucha nuestra oración!” (ENDO: SILENCIO) Vuelven a tentarlo con promesas de buena vida y de recompensas como las que tiene el EX PADRE FERREIRA

17. TERCER DIÁLOGO, EL ENCUENTRO ESPERADO. Finalmente se encuentra con el PADRE FERREIRA, que se ha convertido al budismo, se llama SAWANO CHAN, tiene esposa e hijos y vive en un templo dedicado a sus investigaciones y trabajos intelectuales, y a la enseñanza. Le cuesta reconocer – y se lo dice – a su antiguo maestro y a su confesor. Ha cambiado de nombre como los cristianos le cambian de nombre a los japoneses en el bautismo. En el nuevo FERREIRA hallamos un traductor científico útil al país, pero también un pensador que ayuda a descubrir el “engaño” del cristianismo, pero en quien RODRIGUES descubre en sus ojos el brillo de una lágrima. FERREIRA declara con franqueza que se le ha dicho que consiga la apostasía del joven sacerdote, y con ese fin le relata y le muestra la cicatriz del TORMENTO DE LA FOSA. Sus veinte años de trabajo misionero en Japón le llevan a afirmar fríamente que el cristianismo no enraíza en el país. LA INCULTURACIÓN AUTÉNTICA del Evangelio no es posible en Japón. La asimilación japonesa del cristianismo comporta necesariamente su transformación. Es la batalla más dura, es el enemigo más fuerte, porque el HETEROXODO se ha desprendido de la ORTODOXIA, y conoce todos los secretos, sabe por qué lucha el JORVEN RODRIGUES y puede convencerlo. Sus argumentos están trabajados con los mismos moldes del pensamiento escolástico asociado a las categorías de la modernidad. No es fácil rebatirlo, porque es un hombre que vienen de pelear en mil batallas.

“El ser en quien creían los japoneses no es nuestro Dios. Eran sus dioses. Estuvimos mucho, muchísimo tiempo sin saberlo, y quisimos creer que los japoneses se habían hecho cristianos... Y si le digo esto, no es para disculparle, o para convencerme. Es probable que nadie me haga caso. No sólo usted, los misioneros de Goa y Macao tampoco; nadie del clero europeo me va a hacer caso. Pero mire, me ha costado veinte años de misión el conocer a los japoneses. Y he visto que poco a poco, imperceptiblemente, las raíces de nuestro arbolito se habían ido pudriendo”

[Los japoneses habían “torcido” el concepto de Dios de una manera inimaginable. FERREIRA de una manera muy oriental, recurre a una parábola] “Es como una mariposa atrapada en la tela de una araña. Al principio ciertamente es una mariposa, pero al día siguiente aunque por fuera tenga alas y tronco de mariposa, son sólo restos vacíos. En este Japón le pasa a nuestro Dios lo mismo que a la mariposa en la tela de araña; el aspecto y la forma siguen pareciendo de Dios, pero han pasado a ser restos vacíos”

“Los japoneses son incapaces de pensar en un Dios totalmente distinto del hombre, no pueden concebir una existencia que trascienda la humana. Los japoneses idealizan al hombre, lo amplifican y al resultado lo llaman dios. Llaman dios a un ser que tiene la misma existencia que el hombre. Pero éste no es el Dios de la Iglesia” (ENDO: SILENCIO)

FERREIRA reconoce que está escribiendo un libro fundamental contra el cristianismo: EL ENGAÑO REVELADO o DESENMASCARADO. No hace más que re-editar una costumbre de los primeros siglos del cristianismo, en donde los que perseguían a los CRISTIANOS escribían textos para desacreditarlos, pero trabajando con un conocimiento pleno de la religión. La mejor manera de anticipar el dolor y la muerte es desacreditar el objeto de la FE, es anticiparles que no tiene sentido arriesgar o dar la vida por una mentira. El CRISTIANISMO Y JAPON tienen cultura y lenguaje incompatibles. Aun los cristianos convertidos y creyentes nunca pudieron entender el mensaje revelado y los dogmas. Los misioneros se engañaron, porque suponían que ellos podían entender y nunca entendieron porque NO pueden entender. El CRISTIANISMO era un buen relato que les permitía pensar en la SALVACION. "Adoran al dios del Sol, no al hijo de Dios. Esos mártires en la fosa no murieron por Cristo, murieron por vosotros, los jesuitas"

18. INVITACION A LA APOSTASÍA: FERREIRA le anticipa que va a terminar en la APOSTASIA, porque no es DIOS quien le aliviará el dolor a los hermanos creyentes presos, sino SEBASTIAN RAMIRES. Si él cede, los demás se salvan. No está mal que rece a Dios, pero le pide que RECE CON LOS OJOS ABIERTOS para ver todo lo que sucede a su alrededor. ¿No vale la pena perder el alma propia si así salvas la de las ovejas? Y en discurso íntimo, el VIEGO SACERDOTE le confiesa al JOVEN que la última razón de su apostasía fue la compasión por los cristianos torturados, ante un Dios implacable en su SILENCIO. FERREIRA en fin, insinúa que se puede traicionar a la Iglesia por fidelidad a Cristo y a su amor. Sólo la apostasía del misionero podía salvar de la tortura a los cristianos en el foso. Por eso Ferreira insiste en que se trata del “más penoso acto de amor”. Y allí sobrevienen sus pedidos, sus súplicas para vencer los escrúpulos de RAMIRES:

“No te engañes!...No disfraces tu propia debilidad con esas bonitas palabras. Tú te haces más importante que ellos. Tú estás preocupado por tu propia salvación. Si dices que apostatarás, esa gente será sacada de la fosa. Será liberada de sus sufrimientos. Y tú rehúsas hacerlo es por tu miedo a traicionar la Iglesia. Tú temes ser expulsado de la Iglesia como yo. Aunque yo era lo mismo que tú. En aquella fría negra noche, yo también era como tú ahora. Sin embargo ¿es éste tu camino de amor eficaz? Un cura debe vivir la imitación de Cristo. Si Cristo estuviese aquí...” (ENDO: SILENCIO)

19. APOSTASIA: finalmente SEBASTIAN RAMIRES, presionado por todo lo que ve y por lo que les puede suceder a sus hermanos (la fosa), abandona la fe, opta por el amor y se vuelve APOSTATA. El último jesuita del JAPON pierde la fe. En la decisión, en los pasos, los gestos, lo acompaña FERREIRA. Y allí terminan sus memorias. ¿Qué más puede agregar? FERREIRA es un estrecho colaborador de INOUE y de la implacable persecución de los cristianos en una refinadísima combinación de torturas físicas y acosos psicológicos. Y hay una defensa de ambos en las palabras posteriores:

“¿Qué entendéis vosotros, Superiores en Macao o en Europa? Vosotros vivís una vida sin preocupaciones, segura y tranquila, en un lugar donde no hay tormentas ni torturas. Ahí es donde ejercéis vuestro apostolado. Ahí sois apreciados como grandes ministros de Dios. Vosotros mandáis vuestros soldados a las filas agitadas del campo de batalla. Pero los generales que se calientan en el fuego de su tienda no deberían reprochar a los soldados hechos prisioneros. El cura sacudió su cabeza débilmente. “¿Por qué incluso ahora estoy intentando esta horrible autodefensa?” (ENDO: SILENCIO)

20. NUEVO RELATO, NUEVO RELATOR: un MEDICO HOLANDES D. ALBRECHT cuenta que sucedió con ellos, con los dos APORTATAS. El escribano holandés identifica siempre lo católico con Portugal, y desconfía totalmente de los sacerdotes apóstatas. RAMIRES se casa, cambia de nombre y los dos ex jesuitas se dedican a CAZAR CRISTIANOS y a identificar los objetos cristianos que pudieran entrar a JAPON con el comercio, para preservar a la sociedad de cualquier renacimiento del cristianismo. A los dos se les pedía una y otra vez que renovaran su renuncia a la religión (apostasía) para mantenerse seguros. Cuando muere FERREIRA, SEBASTIAN (OKADA SALEMON) es quien lo sucede en todas las tareas, fiel a todo. Ya no persiguen a los que se han cortado las raíces, si no hay sacerdotes, la fe de estos campesinos cambiará y su “dios” ya no será en manera alguna el Dios cristiano. Finalmente muere en 1682 y es sepultado según las costumbres budistas del JAPON: solamente lo acompaña su esposa, quien – de manera secreta – coloca o encuentra entre sus manos muertas, un crucifijo.

LOS HECHOS, LA HISTORIA

• Los primeros barcos portugueses llegaron a Japón en 1643. FRANCISCO JAVIER desembarcó en 1549. Los japoneses llamaron a la nueva religión kirishitanshu (cristianismo) y también tenshukyo (religión el Padre celestial). El país se hallaba al final del período MUROMACHI Y ODA NOBUNAGA, verdadero dueño del país, accedió a la propagación de esa fe3.
• Su sucesor, HIDEYOSHI, cambió radicalmente de política en 1587, pero su decreto de EXPULSIÓN DE LOS MISIONEROS no surtió efecto, y el cristianismo siguió creciendo. Sin embargo, en 1597, cambió de nuevo de parecer y ordenó la inmediata ejecución de 26 fieles, europeos y japoneses, que FUERON CRUCIFICADOS en el mes de febrero en Nagasaki.
• En 1614, IEYASU renovó el edicto de expulsión, cuando los cristianos eran ya unos 300.000 en una población de 20 MILLONES DE HABITANTES aproximadamente.
• El tercer príncipe TOKUGAWA, IEMITSU, recrudeció la persecución, con refinadas torturas. Los comerciantes holandeses e ingleses, ahora admitidos en el país, describieron el martirio de muchos.

• A pesar de todo, HASTA 1632, NINGÚN MISIONERO HABÍA APOSTATADO. Pero en 1633 ocurrió un hecho catastrófico para la heroica misión japonesa: el Padre CRISTÓBAL FERREIRA, provincial de los jesuitas y antiguo profesor de teología en Portugal, después de seis horas de agonía en la terrible tortura del “agujero”(fosa), renegó de la fe, pisoteando la imagen de Jesús y María, reproducida en una placa de bronce, llamada FUMIE en japonés. Ferreira tenía 53 años, era jesuita desde hacía 37 y había sido un misionero clandestino durante 19 años.
• Algo más tarde, en el invierno de 1637 sucedió el levantamiento de SHIMABARA. En primavera la rebelión fue totalmente aplastada y el regente prohibió de forma estrictísima cualquier forma de pertenencia al cristianismo y cerró totalmente el país a los portugueses (1639).
• Sin embargo, UN GRUPO DE JESUITAS LOGRÓ INTRODUCIRSE CLANDESTINAMENTE en el país hacia 1643. Al cabo de no mucho tiempo fueron descubiertos y torturados. Alguno de ellos acabó apostatando.
• La comunidad cristiana continuó existiendo EN LA MÁS ESTRICTA CLANDESTINIDAD, hasta la llegada de nuevos misioneros católicos, esta vez de las Misiones Extranjeras de París, a partir de la restauración imperial realizada en el período MEIJI (1868-1912).
• LOS HOLANDESES establecieron su primera factoría comercial en Hirado, en 1609. En 1639 EL COMERCIO CON PORTUGAL QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO y fracasan todos los intentos posteriores por restablecerlo. Desde 1641, los holandeses tienen como base de operaciones Nagasaki, con estricto control de toda mercancía.
• Cuando un clérigo apostataba, se le liberaba y se le afiliaba a un templo pagano japonés (sintoísta, budista o confuciano). Se le obligaba a casarse con una mujer de la clase social más despreciada: la viuda de algún criminal ejecutado. Por supuesto, permanecía bajo vigilancia.
• La persecución de cristianos de esta época era absolutamente PROFESIONAL Y SISTEMÁTICA y empleaba infiltrados, agentes secretos, policía especializada, pasquines, recompensas, delatores, sobornos... todas las herramientas de un Estado moderno y casi policial

DIARIO DE UN OFICIAL DE LA RESIDENCIA CRISTIANA
BANDO

Habiendo estado prohibida muchos años la religión cristiana, hay obligación de denunciar a toda persona que sea claramente sospechosa de pertenecer a ella. Se gratificará conforme a lo que sigue:
Al que denuncie a un padre, 300 monedas de plata.
Al que denuncie a un hermano, 200 monedas de plata.
A uno que ha vuelto a abrazar el cristianismo, la misma cantidad.
A un catequista, 100 monedas de plata.
Y se le entregarán las susodichas 300 monedas de planta según la clase de sujeto denunciado, aunque el denunciante mismo sea catequista. Caso de ocultar a tales sujetos y descubrirse por información de terceros, los jefes de vivienda, incluidas las cinco más próximas y sus familiares, serán severamente castigados. Así lo hacemos constar.