054. HISTORIAS DE VIDA, DE VIDAS QUE AVANZAN O DE VIDAS QUE RETROCEDEN.

LA HISTORIA DE BENJAMIN BUTTON CUYO CRECIMIENTO CONSISTE EN INVOLUCIONAR. LA BIOGRAFIA DE LOS MOMENTOS DE UNA VIDA (BOYHOOD) Y HASTA LAS REFERENCIA A THE TRUMAN SHOW... LA CONSTRUCCION DE LA ESENCIA Y DE LA EXISTENCIA CON UN REGISTRO DE IMÁGENES, AVANZANDO O RETROCEDIENDO...

LA INCREIBLE HISTORIA DE BENJAMIN BUTTON

Es una película para disfrutar y una película para pensar, porque mas allá del juego de las imágenes con que magistralmente trabaja el actor, a lo largo de todas las etapas, hay una historia muy curiosa que se le ocurrió a Scott Fitzgerald en 1922 y que tardaron mucho tiempo en poder convertir el cuento en una película. El autor se inspiró en una cita del escritor y periodista estadounidense Mark Twain: “La vida sería infinitamente más alegre si pudiéramos nacer con 80 años y nos acercáramos gradualmente a los 18”.
Sin mencionar todas las virtudes que ya son sobradamente conocidas y comentadas, se puede mencionar:

- Todo tiene regreso, todo alguna vez vuelve, nada es para siempre, pero nada está definitivamente perdido. De alguna manera los lugares, los amores, los nombres, los recuerdos, las personas pueden recuperarse.
- El juego del reloj que abre la película con esa particular conjetura que juega con la posibilidad de volver atrás el tiempo y recuperar lo perdido… reloj que cierra la película con su sustitución y el huracán que inunda la ciudad en que todo sucede.
- El juego del azar y de las casualidades que en escenas magistralmente armadas explican por qué suceden las cosas y por qué pueden no suceder o volver a producirse. El caprichoso el azar… =
https://www.youtube.com/watch?v=jy_6JMGUyLc
- La sensación de que la vida es un eterno aprendizaje que no finaliza nunca y que es mucho más aprendizaje cuando uno nace con demasiada edad como para saber bastante.
- El filme se rodó en Montreal, el Caribe y Nueva Orléans, ciudad natal del personaje principal, que se estaba recuperando de los efectos del huracán Katrina (2005) cuando recibió al equipo de producción.
Hubo por lo menos tres intentos de filmacion de la películas, ya que se consideraba complicado adaptar el argumento. Hay críticos y fanáticos del cine que notan un parecido entre las historias de Benjamin Button y el inolvidable Forrest Gump, sobre todo porque el guionista de ambos filmes es Eric Roth.

VEAMOS EL INICIO DEL CUENTO ORIGINAL:
“Hasta 1860 lo correcto era nacer en tu propia casa. Hoy, según me dicen, los grandes dioses de la medicina han establecido que los primeros llantos del recién nacido deben ser emitidos en la atmósfera aséptica de un hospital, preferiblemente en un hospital elegante. Así que el señor y la señora Button se adelantaron cincuenta años a la moda cuando decidieron, un día de verano de 1860, que su primer hijo nacería en un hospital. Nunca sabremos si este anacronismo tuvo alguna influencia en la asombrosa historia que estoy a punto de referirles.
Les contaré lo que ocurrió, y dejaré que juzguen por sí mismos.
Los Button gozaban de una posición envidiable, tanto social como económica, en el Baltimore de antes de la guerra. Estaban emparentados con Esta o Aquella Familia, lo que, como todo sureño sabía, les daba el derecho a formar parte de la inmensa aristocracia que habitaba la Confederación. Era su primera experiencia en lo que atañe a la antigua y encantadora costumbre de tener hijos: naturalmente, el señor Button estaba nervioso. Confiaba en que fuera un niño, para poder mandarlo a la Universidad de Yale, en Connecticut, institución en la que el propio señor Button había sido conocido durante cuatro años con el apodo, más bien obvio, de Cuello Duro.
La mañana de septiembre consagrada al extraordinario acontecimiento se levantó muy nervioso a las seis, se vistió, se anudó una impecable corbata y corrió por las calles de Baltimore hasta el hospital, donde averiguaría si la oscuridad de la noche había traído en su seno una nueva vida.”

Y SU FINAL
“No había malos recuerdos en su sueño infantil: no le quedaban recuerdos de sus magníficos días universitarios ni de los años espléndidos en que rompía el corazón de tantas chicas. Sólo existían las blancas, seguras paredes de su cuna, y Nana y un hombre que venía a verlo de vez en cuando, y una inmensa esfera anaranjada, que Nana le señalaba un segundo antes del crepúsculo y la hora de dormir, a la que Nana llamaba el sol. Cuando el sol desaparecía, los ojos de Benjamin se cerraban, soñolientos… Y no había sueños, ningún sueño venía a perturbarlo.
El pasado: la salvaje carga al frente de sus hombres contra la colina de San Juan; los primeros años de su matrimonio, cuando se quedaba trabajando hasta muy tarde en los anocheceres veraniegos de la ciudad presurosa, trabajando por la joven Hildegarde, a la que quería; y, antes, aquellos días en que se sentaba a fumar con su abuelo hasta bien entrada la noche en la vieja y lóbrega casa de los Button, en Monroe Street… Todo se había desvanecido como un sueño inconsistente, pura imaginación, como si nunca hubiera existido.
No se acordaba de nada. No recordaba con claridad si la leche de su última comida estaba templada o fría; ni el paso de los días… Sólo existían su cuna y la presencia familiar de Nana. Y, aparte de eso, no se acordaba de nada. Cuando tenía hambre lloraba, eso era todo. Durante las tardes y las noches respiraba, y lo envolvían suaves murmullos y susurros que apenas oía, y olores casi indistinguibles, y luz y oscuridad.
Luego fue todo oscuridad, y su blanca cuna y los rostros confusos que se movían por encima de él, y el tibio y dulce aroma de la leche, acabaron de desvanecerse.”

Los caminos de la vida
no son como yo pensaba
como los imaginaba
no son como yo creia
Los caminos de la vida
son muy dificil de andarlos
dificil de caminarlos
yo no encuentro la salida
Yo pensaba que la vida era distinta
cuando estaba pequeñito yo creía
que las cosas eran facil como ayer
Que mi viejecita buena se esmeraba
por darme todo lo que necesitaba
y hoy me doy cuenta que tanto así no es (,,,)

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ay Dios.
Como decía mi abuelita:
El que rie ultimo se ríe mejor.
La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ay Dios.
Cuando lo manda el destino no lo cambia ni el más bravo,
si naciste pa' martillo del cielo te caen los clavos.

Y LOS MOMENTOS DE UNA VIDA (BOYHOOD)

Un TRUMAN SHOW pero en serio, porque no se trata de ficcionar y guionar una vida, sino registrar casi etnográficamente la historia de una vida, la bio-grafía del NIÑO y del entorno. Porque no solo “crece” él, sino que se mueve y se transforma el entorno. BOYHOOD es una película especial, una de esas que exigen una introducción informativa: fue filmada en 39 días, pero a lo largo de 12 años, con los mismos actores, que no pudieron evitar crecer y/o envejecer. El protagonista, o más bien el centro del relato, es Mason (Ellar Coltrane), niño al principio y adolescente al final.

Entre 2002 y 2013 Linklater se propuso grabar al mismo grupo de actores, dos niños y dos adultos, durante tres o cuatro días cada año. 39 en total. Y verles crecer ante la pantalla, un hecho que por sí mismo ya es fascinante. El resultado es una colección de episodios de la vida de Mason, un niño entre los 6 y los 18 años interpretado por el desconocido Ellar Coltrane, y su inestable (¿no lo son todas?) familia, formada por su hermana Samantha, a la que da vida la hija del propio director Lorelei Linklater; su luchadora madre, Patricia Arquette; y su inmaduro padre, encarnado por el viejo conocido del director Ethan Hawke

El resultado es un apabullante retrato de la infancia y la adolescencia que llevará al espectador a revivir todos estos momentos aparentemente comunes y mundanos que, reunidos, adquieren una trascendencia atronadora. Especialmente para los nacidos en la década de los años 80. La cámara se convierte así en un testigo de los cambios del protagonista, un acompañante que deja al espectador espacio suficiente para que sea él mismo quien dé respuesta a los temas trata la película. Porque evidentemente BOYHOOD pasa por temas una y mil veces contados como mudanzas, cambios de colegio, matrimonios, nacimientos, divorcios y un sinfín de decisiones de los adultos que no comprendemos. El amor, la decepción o la rebeldía se mezclan con la necesidad vital del protagonista de encontrar su identidad.

Linklater ya había documentado el paso del tiempo: lo hizo centrado en una pareja, y concentrado en tres momentos en los que profundizó cada situación: cada vez que encontrábamos a Jesse y Celine podíamos ver cómo cambiaba su relación, cómo se ponía en riesgo, cómo crecía, como se iban conociendo, con una fluidez notoria y un brillante estacionarse en las posibilidades de diálogos extensos, miradas y sentimientos.

2014 - RICHARD LINKLATER
Título: Boyhood (Momentos de una vida)
Título original: Boyhood
Dirección: RICHARD LINKLATER
País: Estados Unidos
Año: 2014
Fecha de estreno: 12/09/2014
Duración: 163 min
Género: Drama
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Reparto: Patricia Arquette, Ethan Hawke, Tamara Jolaine, Nick Krause, Evie Thompson