053. EDUCACION: VERDADES QUE DUELEN PERO QUE SE NECESITAN. UN DISCURSO INOLVIDABLE

DISCURSO DE ERICA GOLDSON (2012) LA MEJOR EGRESADA DE ESCUELA SECUNDARIA EN EEUU. UNA EGRESADA QUE - EN LUGAR DE PRONUNCIAR LAS PALABRAS DE SIEMPRE - HACE UNA EVALUACION Y CRITICA AL SISTEMA EDUCATIVO...

Hay una historia de un joven, pero serio estudiante de Zen que se acercó a su maestro, y le preguntó, “si yo trabajo muy duro y diligentemente, ¿cuánto me tomará encontrar el Zen? El Maestro pensó sobre esto, luego respondió, “Diez años…” El estudiante luego dijo, “Pero si trabajo muy, muy duro y realmente me dedico a aprender rápido – ¿Cuánto tiempo entonces?” El Maestro respondió, “Bueno, veinte años.” “Pero, si realmente, realmente trabajo en esto, ¿cuánto tiempo entonces?” preguntó el estudiante. “Treinta años” respondió el Maestro. “Pero, no entiendo” dijo decepcionado el estudiante. “Cada vez que digo que trabajaré más duro, tú me dices que me tomará más tiempo. ¿Por qué dices eso?” El Maestro respondió, “Cuando tienes un ojo puesto en la meta, tu solo tienes un ojo puesto en el camino.”

Este es el dilema que he enfrentado en el sistema de educación. Estamos tan enfocados en la meta, ya sea pasar un examen, o graduarse primero de la clase, que aunque, de esta forma, no aprendemos realmente, hacemos lo que sea necesario para lograr nuestro objetivo original. Algunos de ustedes, mis compañeros, pueden estar pensando, “Bueno, si tu pasas un examen, o te conviertes en el primero de la clase, ¿no aprendiste algo? Bueno, si, aprendiste algo, pero no todo lo que podrías haber aprendido. Tal vez, tú solo aprendiste como memorizar nombres, lugares, y fechas para más tarde olvidar con el fin de limpiar tu mente para el siguiente examen.

LA ESCUELA NO ES TODO LO QUE PODRÍA SER. Ahora, es un lugar para la mayoría de las personas donde determinan que su meta es salir de esta lo más pronto posible. Ahora estoy cumpliendo esa meta, porque estoy graduando. Debería mirar esto como una experiencia positiva, especialmente al ser primera de mi clase. Aunque, en retrospectiva, no puedo decir que soy más inteligente que mis pares. Puedo dar fe de que soy mejor haciendo lo que se me dice y trabajando según las reglas del sistema. Aún así, aquí estoy, y se supone que debo estar orgullosa de que he completado este periodo de formación que tiene mucho de adoctrinamiento.

Me iré en el otoño a la siguiente fase esperada por mí, con el fin de recibir un documento en papel que certifica que soy capaz de trabajar. Pero reconozco que soy un ser humano, una pensadora, una aventurera, pero no un trabajador. Un trabajador es alguien atrapado en la repetición, un esclavo evolucionado del sistema establecido antes que él. Pero ahora, yo he demostrado exitosamente que soy el mejor esclavo.

Hice lo que se me dijo al extremo. Mientras otros se sentaban en clases y dibujaban para luego convertirse en grandes artistas, yo me sentaba en clases para tomar notas y convertirme en una alumna muy eficaz para rendir los exámenes. Mientras otros vendrían a clases sin sus tareas hechas porque leían sobre todo lo que les interesa a ellos (y no necesariamente al profesor), yo nunca deje una tarea sin hacer. Mientras otros creaban música y escribían letras, yo decidí hacer créditos extras, aunque nunca lo necesité. Así, me pregunto, ¿por qué quise este lugar? ¿Para qué hice lo que hice? Seguro, me gané el lugar que ocupo, ¿pero qué saldrá de ello? Cuando deje la institución educativa, ¿seguiré siendo exitosa o comenzaré a reconocer el fracaso? No tengo idea de qué hacer con mi vida; no tengo intereses determinados y precisos, porque vi cada asignatura de estudio como un trabajo, y me destaqué en cada asignatura por el propósito de destacarme, no aprender. Y francamente, ahora estoy asustada.

JOHN TAYLOR GATTO, un profesor de escuela retirado y activista crítico de la escolarización obligatoria, afirmaba: “Nosotros podríamos fomentar las mejores cualidades de la juventud y convertirlos en adultos verdaderamente competentes: curiosidad, aventura, resistencia, capacidad para reflexionar, pensar y crear, si simplemente fuéramos más flexibles en el uso del tiempo, los textos, y los exámenes, y darle a cada estudiante la autonomía que necesita con el fin de arriesgar o fracasar de vez en cuando. Pero no hacemos eso.”

Entre estas murallas, se espera que SEAMOS TODOS IGUALES. Somos entrenados para obtener la máxima calificación en cada prueba estandarizada, y aquellos que se desvían y ven la luz a través de un lente distinto no tienen valor para el esquema de la educación pública, y por lo tanto son vistos con desprecio. Para ilustrar esta idea, recuerdo que a nadie le perturba la necesidad de lograr aprender a “pensar críticamente”. Pensar es procesar información con el fin de formar una opinión, sacar una conclusión, una inferencia. Pero si no somos críticos cuando procesamos esta información, ¿estamos realmente pensando? ¿O aceptamos sin pensar otras opiniones como verdad, como la única verdad?

Esto me pasaba, y si no fuera por la rara ocurrencia de una profesora quien me permitió abrir mi mente y hacer preguntas antes de aceptar la doctrina de libros de texto, habría estado condenada. Ahora estoy iluminada, pero mi mente aún se siente discapacitada. Me debo reentrenar y recordar constantemente que tan loco este lugar aparentemente cuerdo realmente es. Y aquí estoy ahora en un mundo guiado por el miedo, un mundo suprimiendo lo único dentro de cada uno de nosotros: la capacidad de decidir.

Estamos metido en un educativo que – de manera engañosa - nos prepara para trabajos que pueden ser automatizados, para trabajos que no son necesarios, para una solapada esclavitud, sin capacidad para luchar por un fin que tenga algún sentido. No tenemos opciones cuando el dinero es nuestra fuerza motivacional. Nuestra fuerza motivacional debe ser la pasión, pero esto se pierde desde el momento en que nos sumergimos en un sistema que nos entrena, en vez de inspirarnos.

Somos más que estanterías robóticas, condicionadas para recitar hechos que nos fueron enseñados en la escuela. Somos muy especiales, cada ser humano es único y muy especial, entonces ¿no somos merecedores de algo mejor, de usar nuestras mentes para la innovación, en lugar de la memorización, para la creatividad, en lugar de la actividad inútil, para la reflexión en lugar del estancamiento? No estamos aquí para obtener sólo un grado académico, para entonces obtener un trabajo, para poder consumir productos tras productos aprobados por la industria. Hay más, y más aún.

La parte más triste es que la mayoría de los estudiantes no tienen la oportunidad para reflexionar como yo lo hice. La mayoría de los estudiantes son sometidos a las mismas técnicas de lavado cerebral con el fin de crear una fuerza laboral complaciente trabajando para los intereses de las corporaciones y el gobierno, y lo peor de todo, ellos no están completamente conscientes de esto. Nunca seré capaz de recuperar estos 18 años. No puedo huir a otro país con un sistema educacional destinado a iluminar en vez de condicionar.

Esta parte de mi vida se ha acabado, y quiero asegurarme de que ningún otro adolescente o joven tenga su potencial reprimido por poderes con la intención de explotar y controlar. Somos seres humanos. Somos pensadores, soñadores, exploradores, artistas, escritores, ingenieros. Somos lo que queramos ser – pero solo si tenemos un sistema educacional que nos apoye en vez de dominarnos. Un árbol puede crecer, pero solo si se les da a sus raíces una base sana.

Para aquellos de ustedes que deben seguir sentados en sus escritorios y someterse a las ideologías autoritarias de los instructores, no se desanimen. Aún tienen la oportunidad de ponerse de pie, hacer preguntas, ser críticos, y crear sus propias perspectivas. Demanden un entorno que provea las capacidades intelectuales que les permitan expandir sus mentes en lugar de dirigirlas. Demanden estar interesados en las clases. Exijan que la excusa, “tú tienes que aprender esto para el examen” no es suficiente para ustedes. La educación es una herramienta excelente, si usada apropiadamente, pero enfóquense más en aprender que en obtener buenas calificaciones.

Para aquellos de ustedes que trabajan dentro del sistema que estoy condenando, para mis PROFESORES Y DOCENTES no es mi intención insultar; mi intención es motivar. Ustedes tienen el poder para cambiar las incompetencias e incoherencias de este sistema. Sé que no se convirtieron en profesores o administradores para ver a sus estudiantes aburridos. No deben aceptar la autoridad de los órganos de gobierno que les dicen qué enseñar, cómo enseñar, y que serán castigados si no cumplen.

Nuestro potencial está en juego. Para aquellos de ustedes que dejan este establecimiento, digo, no olviden lo que pasó en estas aulas. No abandonen a los que vienen después de ustedes. Somos el nuevo futuro y no dejaremos que persista la tradición. ROMPEREMOS LAS PAREDES DE LA CORRUPCIÓN PARA QUE UN JARDÍN DE CONOCIMIENTO CREZCA EN TODA AMÉRICA. Una vez correctamente educados, tendremos el poder de hacerlo todo, y lo mejor de todo, solo usaremos ese poder para el bien, ya que seremos educados y sabios. No aceptaremos nada como se nos diga. Haremos preguntas, y exigiremos la verdad.

Entonces, aquí estoy. No me paro aquí como la mejor de mi clase. Yo estoy moldeada por mi entorno, por mis pares que se encuentran sentados observándome. No pude haberlo logrado sin todos ustedes. Fueron ustedes quienes realmente me hicieron la persona que hoy soy. Todos ustedes fueron mi competencia, aún así mi sustento. En este sentido, SOMOS TODOS LOS PRIMEROS DE LA CLASE.

Ahora se supone que le diga adiós a esta institución, a quienes la mantienen, a aquellos que están junto y detrás mío, pero espero que esta despedida sea más un “hasta luego” cuando todos estemos trabajando juntos para crear un movimiento pedagógico, una verdadera renovación en la educación. Pero primero, ¡vamos a buscar esos pedazos de papel que nos dicen que somos lo suficientemente inteligentes para hacerlo!

Muchas Gracias. Adios.