004. PELICULA "LA LADRONA DE LIBROS"

LADRONA DE LIBROS
LADRONA DE LIBROS / Dirección: Brian Percival. / Guión: Michel Petroni, sobre la novela de Markus Zusak. / Fotografía: Florian Ballhaus. / Música: John Williams. / Edición: John Wilson. / Diseño de producción : Simon Elliott. / Elenco: Geoffrey Rush, Emily Watson, Sophie Nélisse, Ben Schnetzer, Nico Liersch, Barbara Auer. Una película para disfrutar y pensar. Los libros - ¿cuando, no? - permiten ser un gran refugio contra la intemperie.

Basada en el libro original del la exitosa novela del australizano MARKUS ZUSAK recrea la curiosa historia de LIESEL en el marco de un pueblo alemán en la segunda guerra mundial y en medio del régimen nazi... pero lo valioso y exquisito de la película es el valor que se le otorga a la LECTURA y a la ESCRITURA como recursos salvadores y liberadores. LIESEL llega a su nueva familia y a la nueva escuela sin saber leer ni escribir, y lentamente se va apropiando de la LECTURA con una creciente voracidad, y son los libros los que le permiten sobrellevar el confuso y opresivo medio en el que vive. Las historias de los libros que recibe, encuentra, sustrae o toma prestado...son recursos salvadores, para sí mismo y para los demas.

Pero - luego - alguien le sugiere dar el paso siguiente: escribir, soltar su interior, darle vida a sus sentimientos y pensamiento. Mas ala de este LEER Y ESCRIBIR las actuaciones cuidadas, el clima la alemania nazi, esos conocidos interiores de las casas, las costumbres, la amistad, la escuela, el clima de denuncias, la guerra... Se trata de rescatar el VALOR DE LAS PALABRAS como recursos salvadores, como posibilidad de encuentro con uno mismo, con el pasado, con los demás, con el futuro.

LIESEL lee y escribe para si misma, pero también lo hace para el entorno en el que vive y para dejar testimonio de lo que ha vivido. (DIARIO DE ANA FRANK) Es clave la actuación de los dos chicos (LIESEL Y RUDY) en pleno crecimiento, interactuando naturalmente en medio de un mundo agresivo y feroz, y rodeado de violencia (de la que ellos mismos participan). Y esa familia adoptiva que es el refugio necesario para LIESEL que viene desprotegida por las persecuciones ideológicas y raciales del nacionalsocialismo. Mientras el PADRE (HANS) es la bonda y la complicidad absoluta, la MADRE es la agresividad y el grito. Pero ambos – a su modo – le brindan el mismo amor, hasta el final. Un detalle valioso es esa sobrevida llena de privaciones en una ALEMANIA en guerra por parte de los ciudadanos pobres, en contraste con la impresionante casa del ALCALDE y su mujer (lugar que LIESEL usa para leer, primero, y para pedir prestado los libros que quiere leer).

Después la película tiene los lugares comunes de las películas de este período: cantos y desfiles nazis, ocultar y proteger a un judío (determinante en la vida de LIESEL), los rigurosos controles de los alemanes de cada una de las casas, los bombardeos y los refugios, las denuncias y los delatores. La pública quema de los libros de ideología disolvente es un detalle interesante, ya que se arma una ceremonia pública obligando a todos a quemar libros y observar la destrucción de los mismos. Históricamente ese hecho no se hizo en 1942, sino en 1933: Miles de libros desaparecieron de las bibliotecas alemanas el 10 de mayo de 1933 durante la quema de libros perpetrada por el régimen nacionalsocialista. Se calcula que sólo en Berlín, los nazis quemaron esa noche 20.000 publicaciones de filósofos, científicos, poetas, escritores. Sus nombres pasaron a integrar las "listas negras". Muchos de ellos fueron asesinados, arrestados o enviados al exilio. El gesto de LIESEL de sumarse a la quema y luego mostrar el horror por lo que están haciendo (y le obligan a hacer) finaliza en el intento de salvar algunos libros de su muerte, con clara referencias a FAHRENHEIT 451 (BRADBURY)

De la misma manera que en el pasado, la INQUISICION o el PODER ejecutaba públicamente a los condenados como un espectáculo POPULAR y EDUCATIVO, en este caso, los condenados son los libros, las ideas, el pensamiento, la libertad de pensamiento (Hitler solía decir a sus seguidores: ME GUSTA QUE REPITAN EXACTAMENTE MIS PALABRAS)

“Le había entregado una razón para escribir sus propias palabras, para que descubriera que las palabras también le habían salvado la vida. De noche, cuando sus padres dormían, Liesel bajó al sótano con sigilo y encendió la lámpara de queroseno. Durante la primera hora estuvo mirando fijamente el lápiz y el papel. Se obligó a recordar y, como solía hacer, no apartó la mirada. Escribe. Más de dos horas después, Liesel Meminger empezó a escribir sin saber si iba a salirle bien. ¿Cómo iba a adivinar que alguien recogería su historia y la llevaría consigo a todas partes? Nadie espera esas cosas. No las planea. Liesel escogió un pequeño bote de pintura como asiento, uno grande como mesa y hundió el lápiz en la primera página. Liesel bajaba al sótano todas las noches y nunca se separaba del libro. Escribía durante horas, intentando completar cada noche diez páginas de su vida. Había muchas cosas que debía tener en cuenta, tantas que corrían peligro de quedar fuera. Sé paciente, se decía, y la fuerza de su puño y letra fue aumentando al tiempo que la pila de páginas. Liesel había terminado el relato cuando se produjo el siguiente bombardeo, el 2 de octubre. Sólo quedaban unas pocas hojas en blanco y la ladrona de libros ya había empezado a leer lo que había escrito. La historia se dividía en diez partes, todas ellas encabezadas con títulos de libros o relatos que explicaban cómo habían afectado a su vida.”