022. PENSAR PARA EDUCAR. FILOSOFIA Y EDUCACION.

FILOSOFIA Y EDUCACIÓN. FILOSOFIA DE LA EDUCACIÓN. EL FUNDAMENTO Y LA PRAXIS. EL DISCURSO FILOSÓFICO Y LOS DISCURSOS DE LA PEDAGOGIA Y DE LA CIENCIA DE LA EDUCACIÓN. LOS FUNDAMENTOS ANTROPOLÓGICOS DE LA EDUCACION Y LOS PRINCIPIOS ETICOS QUE DEFINEN SUS FINES. MARCO TEÓRICO Y TODOS LOS DEBATES. EDICION 2005. DIDASCALIA. ROSARIO

1. Nadie puede imaginar la educación sin una necesaria dosis de pensamiento. Qué significa pensar y qué sentido el pensar acompaña el educar es cosa merecedora de discusión y debate.

2. Toda forma de pensamiento puede tener proyecciones educativas. No todas las manifestaciones del pensamiento, sin embargo, se han planteado la educación como objeto de reflexión o como instrumento de difusión de las ideas. El valor que mutuamente se han asignado es también un campo de controversias y debate.

3. Educación y pensamiento recorren en el escenario de la historia de la humanidad, en un itinerario que reconoce encuentros y alejamiento. Cada una de ellas ha construido sus propias moradas: la filosofía, la pedagogía, las ciencias de la educación. En algunos casos se han transformado en fortalezas inexpugnables; en otros, numerosos puentes y túneles han intercomunicado la reflexión y la acción, las ideas y las prácticas, construcciones teóricas y las decisiones.

4. No todos los educadores, ni todos los teóricos de la educación, disponen de un instrumental filosófico sólido y actualizado para abordar las demandas del discurso y de las prácticas educativas. Numerosos filósofos, por su parte, desconocen las problemáticas educativas y están alejados de sus verdaderos interrogantes y de sus legítimas demandas.

5. Este libro intenta transitar todos esos camino, bifucándose en una u otra dirección, respondiendo a la dinámica misma de los grandes temas de la filosofía y la educación, del pensar y del educar. 6

. Aunque es el resultado de un prolongado esfuerzo, no se puedo ignorar que los libros (y las obras en general) no se juzgan sólo por el grado de voluntad puesto en ella, sino por el resultado final.

7. De muchos desvelos en materia de filosofía y de educación, se abordajes reflexivos y de urgencias dela praxis, sólo quedan estas páginas: las palabras y el incansable juego de las ideas. Son ellas, insobornables, insistentes, escurridizas, las que merodean en búsqueda de refugio.

8. Cuando las palabras salen a la búsqueda del pensamiento, y ambas peregrinan hacia un destino desconocido, se saben envueltas en una persistente y singular lucha: el reconocimiento y la crítica, el acuerdos y los disensos, los asentimientos y los debates. Esa es la explícita intención al darlas a conocer.

9. Algunos capítulos han sido escrito ya hace mucho tiempo, revisados una y otra vez, conversado con diversos interlocutores que se apropiaron de los materiales y que devolvieron sus observaciones. En cada uno de ellos - fundamentalmente en la primera parte - hubo un explícito intento de crear las condiciones para la construcción de un pensamiento común. Sé que muchos - al leer las páginas definitivas - reconocerán clases o encuentros y tal vez puedan recuperar, transformadas, algunas de sus ideas y numerosos debates.

10. Otros capítulos intentan hacer avanzar la filosofía sobre la educación, asumiendo debates contemporáneos y merodeando con atrevimiento los problemas de hoy y de siempre. También aquí los interlocutores fueron sumando aportes y observaciones. La intención ha sido fundamentalmente crear las condiciones para que el pensamiento se expandiera y que al hacerlo puediera multiplicar las propuestas, las observaciones, los puntos de vista...

11. Finalmente, hay un grupo de capítulos que juega un rol fundamental: quiere otorgarle un papel fundamentador a la filosofía y quiere ejercer ese rol - humilde en el intento - en el terreno de la educación: más que hablar de lo que hay que hacer desde la filosofía con la educación, se avanza sobre lo que efectivamente se puede hacer, con propuestas y formulaciones, con autores y con enunciados, con certezas y con conjeturas. Al abandonar el ámbito de pensar e internarse por las oscuras calles de la realidad (caverna), se gana en riqueza y multiplicidad, pero se puede perder en seguridad y fortaleza. Vale la pena intentarlo.

12. Mientras la filosofía mora al calor de los grandes nombres y de las grandes obras, la protección está asegurada. Pero cuando se intenta avanzar desde allí hacia las urgencias de la educación de nuestro tiempo, crece el riesgo en la proporción en que el pensamiento se fortalece. Muchas veces no hay tiempo para optar porque es la misma realidad la que golpea las (o las destruye).

13. Las propuestas de trabajo y las actividades sugeridas, acompañan la mayoría de los capítulos con un propósito didáctico complementario. Cada lector hará el uso que juzgue oportuno del conjunto del material o de algunos retazos... Para algunos puede resultar de utilidad disponer de un instrumento a la mano para el avance en el trabajo, el intercambio, la discusión y la construcción de nuevas ideas. Esa ha sido la intención.

14. Si alguna idea regresa transformada en otra idea, si algunas afirmaciones se introduce en el pensamiento ajeno, si determinadas páginas se convierten en referencia para una búsqueda personal o para un desarrollo autónomo, este intento habrá logrado sus frutos. La utilidad de este material no está predefinido sino que espera encontrar su ubicación y su destino definitivo...